¿Cómo actuar ante un esguince de tobillo?

esguince de tobillo

Son muchas las personas que a lo largo de su vida han sufrido un esguince de tobillo. Una lesión frecuente que puede darse a cualquier edad y que es producida por un traumatismo por torsión del tobillo, por un mal paso o una caída y está, en la mayoría de los casos, asociada al desarrollo de una actividad deportiva. Ésta suele manifestarse por dolor e inflamación del tobillo, aunque depende del grado del esguince.

La gravedad o levedad de esta lesión se puede dividir en tres grados:

Grado 1: éste sería el más leve y en el que se produce una distensión o de las fibras que componen el ligamento.

Grado 2: en éste se genera un desgarro pero aún hay continuidad entre las fibras del ligamento.

Grado 3: se produce una rotura completa del ligamento por lo que se precisa de tratamiento quirúrgico para reparar el ligamento. Éste sería el más grave y el menos frecuente.

Tanto en el grado 1 como en el grado 2 suele mejorar con un vendaje funcional o una tobillera que permita al paciente deambular a la par que va cicatrizando la lesión tendinosa. El tiempo de inmovilización funcional depende del grado de esguince.

hielo

Consejos para sobrellevar un esguince de la mejor manera posible:

  • Poner hielo en las primeras 24-48 horas tras producirse la lesión.
  • Mantener el pie en alto siempre que uno esté sentado, con el objetivo de disminuir la inflamación.
  • Tomar antiinflamatorios con la intención de reducir la hinchazón.

fisioterapia

Acudir a un fisioterapeuta para la recuperación de un esguince siempre puede contribuir a una mejora de la lesión. De hecho, se aconseja que, después del tratamiento, es importante fortalecer los músculos del tobillo, de cara a recuperar la fuerza muscular y a conseguir la misma estabilidad que antes de la lesión. Esto se consigue con ejercicios dirigidos de “propiocepción” que nos indicará el especialista, como por ejemplo, la realización de figuras en el aire, mediante el balanceo delante y atrás del tobillo o con otro tipo de ejercicios como los de desequilibrios a la pata coja sobre una superficie inestable. Deben llevarse a cabo entre 4 y 8 series de cada ejercicio, y la duración varía en función del cansancio de la pierna, del pie y del tobillo.

El tiempo de recuperación varía dependiendo del grado de lesión sufrido por lo que puede oscilar entre los 15 días y los 6 meses. Es importante ponerse en manos de especialistas que desarrollen el mejor de los tratamientos para evitar cronificar la lesión o volver a recaer en un futuro.

buen calzado

¿Cómo prevenir un esguince?

Reside fundamentalmente en el uso de un buen calzado así como mantener la fuerza de los músculos que intervienen en la movilidad del tobillo.

© 2016 Clínica Fuentes, C/ Teodoro Camino 15, 02002 Albacete, Tel./Fax: 967 21 22 06